El 6 de junio de 2012 (aunque ya vinimos hablando de él desde 2008) se lanzó IPv6, el Internet Protocol version 6, como principal sustituto del IPv4, ya que las direcciones de este tipo acabaron hace años. IPv6 supone a día de hoy, como leemos en Xataka, algo más del 25% de las direcciones, indicativo de que, posiblemente, no lleguemos a ver una migración completa a este espacio de migraciones IP.

Pese a que lleva tiempo con nosotros, es interesante conocer las mejoras que supone IPv6 frente a IPv4, su estado actual, y para qué vino este nuevo protocolo en sustitución del anterior.

Por qué nació IPv6 y qué mejoras trae


En febrero de 2011 publicábamos lo inevitable, se estaban acabando las direcciones IPv4. Este protocolo, que proporciona espacios de direcciones de 32 bits, tuvo como sucesor al IPv6, que contaba con un espacio de 128 bits, un gran salto cuantitativo. Huelga decir, a modo de recordatorio, que un protocolo de seguridad IP permite garantizar el envío y recepción de paquetes de forma bidireccional a través de las distintas redes.

Un año antes, en 2010, tan solo quedaban el 10% de IPs por asignar, y en el citado 2011 se entregó el último bloque de direcciones disponibles. En total, IPv4 posibilitó 4.294.967.296 direcciones, cifra insuficiente para abastecer a todos los usuarios que requieren una dirección IP. IPv6 vino principalmente para salvar el problema, ya que con su espacio de 128 bits es capaz de albergar 340.282.366.920.938.463.463.374.607.431.768.211.45 6 direcciones (340 sextillones).

IPv6, además de proporcionar más espacios en la red, es un protocolo más seguro y eficiente respecto a su predecesor. De esta forma, IPv6 vino para eliminar las limitaciones con las que contaba IPv4. Del mismo modo, la gestión de paquetes es más eficiente, siendo el encabezado de los mismos más simple que con IPv4, sin fragmentación alguna. Para poner la guinda, es un protocolo aún más seguro.

Si bien ambos protocolos, de forma general, son "incompatibles" por sus grandes diferencias, la convivencia entre ambos es posible, los routers son capaces de gestionar ambos tipos de protocolo, y los usuarios sin conocimiento del tema no notarán absolutamente nada.

Estado de adopción de IPv6

[SOLO LOS USUARIOS REGISTRADOS PUEDEN VER LOS ENLACES. ]

Según Ericsson Research, en agosto de 2019 la adopción de IPv6 apenas superó el 25%. Si bien la tasa de adopción se ha logrado a un ritmo correcto, se estima que para 2022 llegaremos al 28,3%, y que a partir de esa fecha todo se ralentizará más aún, con un estancamiento que oscilará sobre dicho porcentaje.

Del mismo modo cabe destacar que si bien las direcciones IPv4 se han agotado sobre el papel, la práctica nos dice que a día de hoy siguen existiendo revendedores de estos paquetes de direcciones. La práctica consiste en vender los paquetes que ya no se usan a empresas y organismos que las necesitan para sus usuarios.

En resumidas cuentas, la llegada de IPv6 se hacía totalmente necesaria por puro espacio, limitación que logró superar, llegando además con mejoras a nivel de seguridad y eficiencia. No obstante, el futuro sobre su adopción sigue siendo incierto, con unos datos que indican estancamiento en el corto plazo.

Fuente: Ricardo Aguilar / genbeta.